En estos días el Congreso de la Nación debatirá el Proyecto de Ley 07-PE-09 (impulsado por el Gobierno Nacional) que aumenta la tasa de IVA del 10,5 % a 21 % para productos TIC (notebooks, monitores, cámaras de fotos y celulares y productos de otros sectores como aires acondicionados, etc); además, modifica la Ley de Impuestos Internos, gravando dichos productos con una alícuota del 20,48 %.

¿Qué significa esto para el consumidor común y corriente?

Un incremento promedio de precios de esos productos aproximadamente del 30 % al 40 %, con un impacto directo para todos nosotros y sobre todo para los sectores de menores ingresos.
Este impuestazo llevaría necesariamente al aumento de precios de todos estos productos. Para que nos demos una idea de qué estamos hablando: una PC que hoy cuesta $2599 pasaría a costar $2899; una notebook que hoy cuesta $2999 pasaría a costar $4000.

Es evidente que con estos precios, muchos argentinos no podrían acceder a la tecnología.

*
No podemos permitir que la brecha digital se ensanche aún más.
*
No podemos permitir que acceder a una computadora sea un lujo exclusivo de los que más tienen.
*
Todos los argentinos tenemos derecho a acceder a herramientas tecnológicas, que son la clave para la educación, la comunicación y el trabajo.

¿Qué podemos hacer
?

¡Levantemos nuestra voz para detener la ley impuestazo!

¿Cómo colaborar?


*
Vota NO al impuestazo
*
Difundí esta información entre tus conocidos.
*
Posteá tu opinión en nuestra causa en Facebook
*
Si tenés un sitio, colocá un banner para ayudarnos a difundir nuestro mensaje.
*
Si sos periodista, comunicate con nosotros.




10 Verdades sobre el impuestazo

1. El impuestazo impactará en un aumento de un 30 % sobre el precio final de los bienes informáticos dejando a gran parte de la población sin posibilidad de acceder a este tipo de tecnologías.
2. El impuestazo dejará sin trabajo a más 18.000 trabajadores que en forma directa o indirecta están empleados en las PYMES de capital nacional que producen bienes informáticos en el país.
3. El impuestazo destruye una industria nacional que ya está consolidada en el país por una industria que todavía no existe en la provincia de Tierra del Fuego.
4. El impuestazo discrimina a las PYMES de capital nacional que con gran esfuerzo lograron consolidar una industria competitiva y que no podrán instalarse en Tierra del Fuego para producir porque el régimen de promoción está cerrado.
5. El impuestazo pone fin a todos los programas de incentivos que el gobierno nacional implementó para que la población pueda acceder a su primera computadora (Plan MiPc).
6. El impuestazo va a acentuar el atraso del país en materia de acceso a los bienes informáticos por parte de la población, impactando negativamente en el futuro que tiene la Argentina como país.
7. El impuestazo va a generar un enorme mercado irregular de bienes informáticos ya que los productos importados de manera irregular serán más baratos que los que se consigan en el mercado local.
8. El impuestazo va a provocar que el Gobierno recaude menos impuestos por la destrucción de una industria nacional, el crecimiento de la irregularidad y la caída en las ventas.
9. El impuestazo va a contramano del mundo que frente a la crisis internacional estimula la producción nacional con beneficios impositivos.
10. El impuestazo no traerá beneficios a los argentinos. El costo es muy alto.

Oponete mandando e-mails a los diputados

Si vos como ciudadano no estás de acuerdo con que se aumenten los impuestos a los bienes tecnológicos, te pedimos que te sumes a esta cruzada para que los legisladores que van a tener que votar este proyecto en la Cámara de Diputados reflexionen sobre la decisión de sancionar esta iniciativa.

Mandale un mail con el texto que figura debajo a los siguientes legisladores expresando tu oposición a esta iniciativa. Hace valer tu derecho a peticionar a las autoridades. Tu opinión vale.

Eduardo Fellner: Presidente de la Cámara de Diputados.
efellner@diputados.gov.ar

Gustavo Marconato: Presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda gmarconato@diputados.gov.ar

Agustín Rossi: Presidente del Bloque del FPV
arossi@diputados.gov.ar

Asunto del e-mail: Me opongo al impuestazo tecnológico

Sr. Diputado:

Como ciudadano argentino le escribo para hacerle saber que me opongo categóricamente al proyecto de Ley que impulsa el aumento de los gravámenes a los bienes tecnológicos. Las computadoras, celulares y cámaras de fotos no son bienes de lujo sino que son herramientas que diariamente utilizamos para trabajar, estudiar, comunicarnos o simplemente divertirnos.

Me opongo al impuestazo tecnológico porque quiero un país en donde la tecnología sea para todos y no para unos pocos. Este proyecto de ley va en contra de la legislación mundial que impulsa facilitar el acceso a la tecnología y no vedarlo, ni convertir a estos bienes en un privilegio para pocos. Un país en el que las computadoras son consideradas bienes de lujo es un país donde la alfabetización digital no es posible, y donde un gran sector de la población queda excluida de las posibilidades en términos de educación, trabajo, comunicación y esparcimiento que éstas brindan.

Sr. Diputado le solicito que recapacite sobre las verdaderas consecuencias que este proyecto de Ley tendrá. No me interesa votar a candidatos de partidos que van a aumentar los impuestos a las PCs y celulares. Sin acceso a la tecnología nuestro país pierde en competitividad, se incrementa la brecha digital y se restringen las posibilidades de comunicación y esparcimiento de los sectores menos privilegiados.

Me opongo al impuestazo tecnológico. Quiero un país en donde la tecnología sea para todos y no para unos pocos.


Nota de La Nación, publicada el 21 de mayo de 2009.

El proyecto oficial de elevar los impuestos a diferentes productos electrónicos resulta inconstitucional, contradictorio y regresivo.

En momentos en que resulta imprescindible reducir la brecha tecnológica y la distancia en términos culturales y educativos en el país, el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un muy cuestionable proyecto de ley para elevar el IVA y aplicar impuestos internos a diferentes productos electrónicos que se fabriquen fuera de la provincia de Tierra del Fuego.

De ser aprobada, la iniciativa generaría un aumento en el precio que deberían pagar los consumidores por teléfonos celulares, laptops, equipos de GPS, monitores de PC, televisores, videocámaras y cámaras digitales o equipos de aire acondicionado de hasta 6000 frigorías, entre otros productos.

El proyecto, además de estar reñido con principios consagrados por la Constitución nacional, resulta absolutamente contradictorio con los propósitos enunciados más de una vez por el gobierno nacional en el sentido de acercar a todos los argentinos a las nuevas tecnologías.

Al pretender calificar como "productos suntuarios" a los bienes mencionados, las autoridades nacionales no hacen más que contradecirse con decisiones adoptadas en los últimos años para favorecer, mediante subsidios o medidas de aliento crediticio, la compra de muchos de esos productos por el gran público. Cabe mencionarse el plan Mi PC, que abarcaba préstamos personales de bancos oficiales, e incluso las recientes medidas de aliento del consumo para enfrentar el peligro de recesión.

Del mismo modo, determinadas provincias, como San Luis, lanzaron planes con la intención de que la tecnología estuviera al alcance de todos, con financiamiento del Estado provincial sin intereses a la compra de computadoras, otorgando a los compradores un crédito fiscal transferible por el 50 por ciento del valor.

Hoy las tasas de crecimiento económico se relacionan directamente con el ritmo al que aumenta la productividad. La tecnología cobra, entonces, una importancia decisiva. Del mismo modo, el desarrollo económico sostenido y parejo requiere como condición la disminución de la brecha digital, que hoy diferencia en sus oportunidades a quienes tienen acceso a las nuevas tecnologías en su vida diaria de aquellos que no acceden a ellas.

La iniciativa oficial incurre en flagrantes contradicciones cuando señala, en sus fundamentos, que "quienes más poseen" deben colaborar "en la formación de las reservas necesarias para enfrentar con mejores medios la crisis financiera internacional y de aquellos bienes que demandan un alto consumo energético, de manera tal de incentivar el uso racional de la energía".

El contrasentido radica en que el aumento impositivo será totalmente regresivo, ya que obstaculizará a los sectores con menores recursos la compra de productos electrónicos, acrecentando la brecha tecnológica y dificultando el acceso a la información a la porción menos pudiente de la sociedad. Esta barrera también se extenderá a las escuelas, tanto públicas como privadas, y a las universidades.

Del mismo modo, es más que pobre el argumento oficial de que las limitaciones a la compra de esta clase de productos permitirán el ahorro de energía. Debería advertirse que la gran mayoría de los artefactos tecnológicos de última generación cuenta con dispositivos de ahorro energético, a diferencia de equipos con más antigüedad que difícilmente podrían renovarse en hogares, escuelas y pequeñas empresas de aprobarse la iniciativa en cuestión.

La irrazonabilidad de la norma propiciada por el Poder Ejecutivo surge con claridad, en tanto parte de principios falsos. Al mismo tiempo, resultaría violatoria del artículo 75, inciso 18, de la Constitución nacional, según el cual el Congreso debe "proveer lo conducente a la prosperidad del país, al adelanto y bienestar de todas las provincias, y al progreso de la ilustración".

Resulta más que llamativo que la iniciativa gubernamental pretenda beneficiar exclusivamente a la provincia de Tierra del Fuego, lo cual sería violatorio del principio constitucional de igualdad. Cabe preguntarse si esta decisión no puede interpretarse como una compensación del kirchnerismo tanto al acercamiento que hacia el grupo gobernante mostraron últimamente la mandataria fueguina como dos senadores nacionales por ese distrito, recientemente expulsados del ARI, que votaron en favor del adelantamiento de las elecciones nacionales.

Es de esperar que el proyecto en cuestión sea seriamente debatido en las comisiones de trabajo de las cámaras legislativas y que sus integrantes adviertan tanto sus profundas contradicciones como su inconveniencia para el conjunto de la población, que deberá pagar mucho más por productos que sólo quien niegue el progreso y la educación puede calificar como suntuarios.

Para mas informacion : Entrá Aca
FUENTE

JUNTOS PODEMOS, AYUDANOS